Erre es una empresa familiar, somos madre e hija.

Tenemos como premisa el diseño de autor que cuida cada uno de los pasos que llevan a la creación de la pieza final: nos inspiramos en un concepto, investigamos incansablemente nuestra fuente de inspiración para después empezar a crear. Nos gusta trabajar con un proceso de diseño cuidado, poniendo énfasis especial en la calidad.

Todo lo orgánico nos inspira. Cada diseñador tiene su visión para interpretar semejante creación: la naturaleza. Sus formas son infinitas y sus texturas alucinantes.

Erre es esa magia inexplicable que fue pasando de generación en generación. Le hacemos honor a nuestra mamá y abuela retomando su marca, ese nombre que nos identifica a las tres.

Erre, vuelve a tomar vida.